El porcentaje de rebote lo podemos extraer de Google Analytics. Esta herramienta de Google sirve para medir el tráfico de usuarios a un sitio web y analizar de dónde provienen, cuándo tenemos más visitas, qué páginas de nuestro site son las más visitantes, de qué canal llega el tráfico a nuestra web, etc.

Google Analytics es, como decíamos, una herramienta imprescindible, no sólo para los que nos dedicamos al marketing digital, sino también para cualquier empresa que quiere medir su tráfico a la web, conocer cómo se genera este tráfico y realizar o modificar estrategias de marketing en función de los datos que Analytics nos aporta.

 

Definición de porcentaje de rebote

 

Uno de los muchos datos que Analytics nos reporta es el porcentaje de rebote de nuestra web. Seguramente, conoces la definición técnica que propiamente Google nos da: “El porcentaje de rebote es el porcentaje de sesiones de una sola página, es decir, sesiones en las que el usuario ha abandonado su sitio en la página de entrada sin interactuar con ella”.

Según esta definición y, de entrada, podemos afirmar que tener un alto porcentaje de rebote no es óptimo. Cuando un usuario accede a nuestro site lo que deseamos es que navegue por varias de sus páginas, que interactúe y que se mantenga en la web un tiempo. Eso denotará interés por nuestra página, por nuestra empresa y por nuestros productos o servicios. Es decir, cuando un usuario accede a nuestra web y sólo navega en la página a la que ha entrado y la abandona entendemos que no le ha interesado mucho nuestra empresa o lo que explicamos en nuestra web.

 

Factores que pueden determinar el porcentaje de rebote

 

Pero hay otros factores que también pueden determinar el porcentaje de rebote y no todos ellos son malos. Me explicaré, y empezaré por otros motivos negativos, más allá del escaso interés en nuestra empresa, que pueden provocar un alto porcentaje de rebote:

  • Arquitectura web compleja o navegabilidad compleja y poco amigable. A menudo nos encontramos con páginas webs que nos complican la navegación, que su arquitectura no invita a ella y este factor puede provocar que el usuario entre y abandone ya que no encuentra en los menús o en algún formato destacado cómo acceder a otros contenidos de su interés.
  • Problemas de visualización en móviles. Cada vez crece más la navegación con dispositivos móviles, pero, y a pesar de ello, todavía muchas páginas web no están adaptadas para móviles y debemos ir haciendo “zoom” para poder visualizar el contenido o, peor todavía, está el contenido desconfigurado. Evidentemente los usuarios que acceden a un site con un móvil y se encuentran con una página que es imposible visualizar y todavía menos navegar la abandonan al segundo.
  • Velocidad de carga lenta. Este es otro de los factores más importantes que provoca el rebote, es decir, el abandono de la página web sin pasar de la primera página de entrada. Cuando accedes a una web y ya te tarda en cargar la primera página abandonas. No queremos esperar, los usuarios que llegan a nuestra página deben acceder rápido si queremos que se mantengan en nuestra web y continúen navegando en ella.

En este artículo no vamos a entrar en cómo penaliza Google al posicionamiento de las páginas webs que no están optimizadas para móviles y que tienen una velocidad de carga lenta, pero evidentemente estos dos factores son también un grave problema para conseguir un posicionamiento SEO y SEM.

 

¿El porcentaje de rebote puede no ser malo?

 

Pero siguiendo con el porcentaje de rebote, vamos a ver también el caso en el que éste puede no ser malo. Cuando realizamos una estrategia de posicionamiento SEM profesional y correcta debemos conseguir que la búsqueda que realice el usuario en Google en la que se muestre nuestro anuncio obedezca al máximo a sus intereses. Este anuncio le llevará a la página de destino que nosotros hayamos configurado en el anuncio y si realmente la relevancia de la página de destino coincide plenamente con su búsqueda y sus necesidades es muy probable que ya se materialice la conversión en ella y el usuario no necesite seguir navegando por nuestro site.

El usuario ha realizado una búsqueda muy concreta, ha aparecido nuestro anuncio de Search coincidente con su búsqueda y le ha dirigido a la página en la que ha encontrado lo que necesitaba y ya ha comprado o solicitado información.

Pero, y con la excepción de estas estrategias concretas de SEM o SEO, las páginas web deben y pueden mejorar el porcentaje de rebote, principalmente revisando la arquitectura y navegabilidad web y optimizando la velocidad y la visión en dispositivos móviles.

×